Cómo preparar tu hogar para pintar

1 – Antes de pintar, Siempre, Siempre, Siempre hay que preparar la habitación que vayamos a decorar. Es la mejor manera de evitar daños, algunas veces irreparables, a los muebles y otros enseres que no se puedan mover, y por supuesto al suelo.

Aunque nos dé pereza, aunque pensemos que somos unos manitas que ni derramaremos una sola gota de pintura ni pisaremos el suelo con los zapatos manchados, realicemos ese trabajo previo. Es verdad que algunas manchas se quitan sin esfuerzo, pero otras no; por eso es tan importante protegerlo todo.

Aunque esta recomendación es apropiada para cualquier espacio, un hogar es más delicado y habrá que tener más cuidado. Los pintores profesionales van preparados con materiales específicos para cubrir todo tipo de suelos y enseres. Si lo hacemos nosotros mismos, unas telas viejas bastarán.

2 – Después de la protección viene la preparación propiamente dicha. Primero hay que retirar el polvo y limpiar bien. En general un poco de agua y jabón bastarán pero si hay restos de grasa necesitaremos un desengrasante y si hay hongos un poco de lejía diluida en agua o incluso limón. Después taparemos pequeñas fisuras o agujeros con masilla y una vez seca,  lijaremos la superficie para que quede completamente lisa.

Antes del pintado puede ser conveniente dar algún tipo de imprimación, bien para conseguir una mayor adherencia de la pintura, bien para obtener un mejor rendimiento del material. Una buena preparación nos permitirá un pintado más fácil y con el tiempo un repintado será suficiente para mantener las paredes como nuevas.

 

pintar casa

 

Consejos para pintar la fachada y tipos de pinturas

Una fachada es el escaparate no sólo de un edificio sino también del entorno en el que está ubicada. ¿Cuantas restauraciones han dejado al descubierto verdaderas joyas que sin un trabajo adecuado se hubieran perdido para siempre? ¿Cuántas ciudades que antes eran grises resplandecen con sus avenidas embellecidas por inmuebles singulares? Por no hablar de numerosos monumentos que sin un trabajo delicado pasarían desapercibidos.

Cuidar de nuestras  fachadas  es una buena inversión ya que además del efecto visual, con una buena protección también aislaremos el interior, con el tratamiento más apropiado  en función de la exposición a los elementos. No es lo mismo una casa en el desierto, que en la selva o que en una ciudad con un tráfico muy contaminante. Los técnicos determinarán la prevención más aconsejable y a nosotros sólo nos quedará elegir las tonalidades de la capa final.

El pintado de una fachada tiene que ser de larga duración porqué el gasto en andamios,  limpieza,  maquinaria y pintura  puede llegar a ser importante. Por lo tanto, aconsejamos no escatimar en productos de máxima calidad y aplicadores de confianza para un resultado impecable y duradero.

En consecuencia, Pivema dispone de una gama de revestimientos para exterior de mucha calidad, para la restauración y el pintado de las superficies más exigentes. Les invitamos a consultar nuestra web para mayor información.

www.caminoacasa.com
www.caminoacasa.com