La actividad se anima

Si de algo estoy convencida sobre la pandemia es que todo el mundo quiere dejarla atrás lo antes posible.

Después de los paseos infantiles, han llegado los de los adultos, y desde el lunes la apertura de los primeros comercios.

Las peluquerías llenas, las terrazas de los bares de las islas en fase 1 llenas, caras de felicidad y satisfacción, con lo cual lo primero que me viene a la mente es que la gente sigue las consignas, sale tomando precauciones, pero sin miedo.

Hoy he ido a la peluquería, ¡cuánta felicidad! El viernes iré a comprar algo de ropa y el lunes iré a desayunar a la terraza del primer bar que encuentre abierto. Y como yo, muchos de mis conciudadanos.

Es cierto que no todo el mundo puede decir lo mismo, la enfermedad y sus secuelas están muy presentes, y sería frívolo ver sólo la parte comercial de la recuperación, pero es obligación de los que podemos poner en marcha al país.  

Llevamos unos días de sol espléndido y esta semana la actividad en la fábrica se ha multiplicado por dos. No es casual, es la ilusión. ¡Que dure!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *